La planeación logística trata de responder las preguntas: “que, cuándo y cómo”, y tiene lugar en tres niveles: “estratégica, táctica y operativa”

La planeación estratégica, se considera de largo alcance, donde el horizonte de tiempo es de mayor de un año.

La planeación táctica, implica un horizonte de tiempo intermedio, por lo general menor de un año.

La planeación operativa, es una toma de decisiones de corto alcance, con decisiones que con frecuencia se toman sobre la base de cada hora o a diario.

La cuestión es cómo mover el producto de manera efectiva y eficiente a través del canal de logística estratégicamente planeado, dependiendo de las necesidades de cada empresa y de los objetivos que desee alcanzar.